Más de 40 años nos Respaldan

Domus

Desarrolladora Inmobiliaria

Inspirada en la máxima calidad; Domus Desarrolladora Inmobiliaria es una empresa tapatía, desarrolladora de viviendas y fraccionamientos en Tonalá, Tlajomulco y Zona Metropolitana, que ofrece productos altamente competitivos con procesos certificados que brindan garantía y confianza.

Su experiencia, de más de cuarenta años en el mercado, la posicionan como una firma líder en casas y proyectos inmobiliarios exitosos, en la zona conurbada de Guadalajara, Tonalá y Tlajomulco.

El prestigio de Domus no sólo radica en lo novedoso de sus propuestas arquitectónicas y urbanísticas; sino, principalmente, en el aspecto humano, en el de la conservación del entorno y en la protección al valor patrimonial.

Nuestra Historia

En 1965, los hermanos Padilla Quiroz, sientan las bases de lo que ahora es Domus, al crear la Constructora Calli, término que en náhuatl significa casa. Con el tiempo, este concepto definiría, a la perfección, la vocación de la empresa: construir viviendas de calidad para familias en crecimiento.

En sus inicios, la constructora realiza principalmente obras de carácter urbano como: mercados, unidades deportivas, pavimentaciones, entre otras. No es sino hasta 1968 cuando desarrolla su primer conjunto de vivienda popular, en Lomas de Polanco, al que le sigue la construcción de vivienda de tipo residencial medio en Providencia, Jardines de San Ignacio y Lagos del Country.

En esta época, entre las obras públicas más relevantes realizadas por Constructora Calli, se encuentra el Centro Regional de Enseñanza Técnica Industrial, financiado por la UNESCO, la Secretaría de Educación Pública y el Gobierno del Estado de Jalisco.

En 1974 los hermanos Padilla Quiroz deciden separarse profesionalmente para emprender cada uno su propia aventura. El mayor de ellos, egresado de la carrera de Ingeniería Civil de la Universidad Autónoma de Guadalajara, funda entonces, Domus Constructora. Su gusto por el desarrollo de viviendas se ve reflejado en el nombre con el que bautiza a su nueva empresa: Domus, término latín que significa casa.

En esta etapa, el ingeniero Padilla continúa en la obra pública urbana edificando escuelas y algunos puentes peatonales que le dan una cara diferente, y de mayor funcionalidad, a la ciudad. El paso a desnivel de avenida López Mateos e Inglaterra y el de avenida Lázaro Cárdenas, son una muestra de su profesionalismo y de la experiencia adquirida.

A pesar de que Domus Constructora era una empresa mayormente dedicada a la obra pública, no pierde de vista su interés en los complejos habitacionales. Sobre todo de carácter popular, que en aquel tiempo se realizaban a través del Infonavit o el FOVISSSTE. En 1985, se encarga del desarrollo de vivienda media baja en Cruz del Sur.

Un año que marca rumbo a la empresa es 1990, cuando Domus se transforma y deja de ser una compañía que es contratada para obras públicas y empieza a ser promotora de sus propios proyectos inmobiliarios. Es entonces también cuando los hijos del fundador se incorporan a laborar en la empresa familiar, a la cual le imprimen vitalidad. El fraccionamiento Santa Catalina, en Patria y Moctezuma, es un complejo habitacional de 250 viviendas de nivel medio, producto de esta época y uno de los más exitosos de Domus Constructora.

En 1993, la empresa cambia de nombre a Domus Desarrolladora Inmobiliaria. En ese momento empieza a experimentar un mayor crecimiento, tanto en la diversidad de proyectos propios como en la creación de fuentes de empleo. El fraccionamiento Pirules, sobre avenida Ávila Camacho, es de las primeras obras que caracterizan a esta nueva etapa de Domus.

1995 fue un año difícil para nuestro país y, en consecuencia, para las firmas desarrolladoras de vivienda. Domus no es la excepción y experimenta una especie de pausa en sus proyectos, derivada de la poca oferta y movilidad en el ámbito de la construcción. Sin embargo este receso obligado origina el surgimiento dentro de la empresa de una reformulación de propósitos y de la forma como estaba organizada. La incorporación ya como socios, en 1998, de los hijos del ingeniero Padilla, forma parte de la estrategia de sacar adelante los proyectos.

En esta etapa se dan pasos importantes y se deslindan responsabilidades creando nuevas áreas. Se fortalecen las relaciones bancarias e institucionales. El signo de la recuperación de Domus es el desarrollo de Balcones de Santa María, en Tlaquepaque.

Domus Desarrolladora Inmobiliaria ha estado inmersa, desde 2007, en un proceso de reorganización e institucionalización. De contar con una composición esencialmente familiar se ha ido transformando, a través de la profesionalización completa y la estandarización y automatización de mecanismos de evaluación y contratación, en una empresa mediana con una estructura cien por ciento institucional. Esto, sin perder el espíritu entusiasta y cálido que ha acompañado, desde sus inicios, a su fundador: el impulso de la mediana empresa como motor de desarrollo del estado y del país, y elemento indispensable en la creación de empleos.

Filosofía

Domus Desarrolladora Inmobiliaria es una empresa responsable y comprometida, con sus clientes y con el entorno en donde tiene incidencia. Su filosofía es ser mejor. Ofrecer proyectos de alta calidad, desde su concepción hasta su realización, y cumplir con sus promesas de venta. La atención hacia sus clientes se ha caracterizado por la estrecha cercanía que ha mantenido con ellos, a fin de satisfacer sus solicitudes con calidad, responsabilidad, confiabilidad y profesionalismo.

Proceso

Los procesos internos de Domus la caracterizan como una empresa armónica, disciplinada y autofinanciable, con fortalezas muy importantes. Su armonía interior se refleja en la baja rotación de sus trabajadores y en la importancia que la inmobiliaria otorga a las opiniones de éstos. La comunicación de ideas y la buena relación que prevalece entre el personal y directivos es, sin duda, uno de sus baluartes.

Domus apuesta por la especialización de sus colaboradores internos y externos. Nada en ella es improvisado. Cada proceso, desde la ubicación de sus reservas territoriales hasta la entrega de sus productos, es planeado y consensuado, a fin de lograr uno de sus máximos principios: la calidad.

Domus ha llegado a esta posición gracias a que, desde 2007, se sometió a un proceso de planeación estratégica, confiando a una firma consultora reconocida, que la ha acompañado y asesorado en este nuevo camino.

Como parte de la reestructuración interna, se pueden citar las siguientes acciones: redefinición de las formas de trabajo y de las obligaciones; medición del resultado de los esfuerzos; automatización; implementación de un sistema de inteligencia de negocios, a fin de identificar información estratégica en la toma de decisiones; y creación de nuevas áreas documentadas y sistematizadas.

Todo esto sienta las bases para el crecimiento potencial de Domus. Una empresa que genera confianza.

Estructura Interna

Domus Desarrolladora Inmobiliaria cuenta con una estructura sólida conformada por profesionales,
la cual le permite trabajar con procesos controlados que se traducen en resultados
de calidad inmejorable para todos nuestros clientes.

Reconocimientos y Certificaciones


La Certificación de Calidad por parte del Tecnológico de Monterrey en Asociación con la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).


Contamos con el distintivo de Empresa Socialmente Responsable.


1º lugar Estatal desde el 2010 en el Índice de Satisfacción al Acreditado (ISA), estudio realizado por el Infonavit.


Premio Estatal de Vivienda 2011 por Mejor Diseño de Fraccionamiento "Villas Andalucía".


Premio Estatal de Vivienda 2012 por Mejor Diseño de Fraccionamiento "Colinas de Tonalá".


Control de Calidad

Contamos con un Sistema Interno de Control de Calidad, donde cada vivienda es Inspeccionada y Certificada.

Conoce Nuestros Desarrollos